A map of the world

viernes, febrero 10, 2006



(la imágen es gentileza de mi amiga ilustradora Geninne www.blogdelanine.blogspot.com)

Aire


“ . . . acaricia mi ensueño
el suave murmullo
de tu suspirar . . . “

El día que me quieras

Gardel -- Lepera


De tan común que es, a veces se nos olvida la vitalidad del aire, lo necesario que es respirar para todos.

Pero...
...¿ Como lo hace para hacerse presente para todos, para estar en todas partes?.

Te quiero contar como nació el viento,...
... aire que corre y viaja de un lado para otro,...
... que acaricia unos y despeina a otros.

*************************************************************************************************


Cuentan que en los tiempos de antes, aquellos de memoria perdida, cuando los espíritus aún eran visibles a los hombres, esa época en que todas las cosas tenían un Espíritu y cada uno de ellos tenía su residencia en alguna cosa o en alguien, sucedió algó...

...Y fué, más o menos así:


Todos compartían la vida, en comunidad, danzando y cantando cada vez que querían.

En aquellos tiempos a veces, era el fuego el centro del jolgorio y el espíritu de este los deleitaba a todos con sus sincopados movimientos, donde a veces, en sus éxtasis, invitaba a luna y las estrellas a bailar la danza de las doradas chispas.

En otras oportunidades, todos se tendían junto al arroyo y dormitaban dulces sueños de algodón, mientras el Espíritu de aquel sendero de agua, les cantaba una dulce canción de arrullo.

O los Espíritus de los árboles, que coloreaban de matices las sombras del follaje...

O las eternas jugarretas entre el mar y el Espíritu de las olas...


Pero de entre todas las cosas había una que carecía de su propio Espíritu y nada ni nadie reparaban en su existencia.



Era el Aire .



Tenía que estar para todos siempre y en todo momento, nadie lo veía y pocos reparaban en su quieta y silenciosa presencia.
Tal era su trabajo.
Y si bien siempre le gusto hacerlo, hubo algo, una vez, que perturbo para siempre su designio de vida...







...Nuestro Aire se enamoró¡


Casi sin querer, se prendo de una nube,...

...una gran, esponjosa y blanca nube.

Cuando todas la cosas, existen, viven y se mueven por el Aire, solo ella reparó en su presencia, al preguntarse un día, sobre que magia ella transitaba en su deambular por los celestes parajes.

Y el percibió la atención de los miles de ojos de agua, las gotas que formaban el cuerpo húmedo de la nube.

Ella era una pequeña nube, que flotaba a veces cual inocente suspiro de Dios entre el cielo y la tierra. Otras, impúdica y a la vista de todos, reptaba perezosa por las laderas de los cerros, donde se acortaba y estiraba caprichosamente, como un misterioso velo itinerante.


Como gozaba el Aire con esos alardes de coquetería de su pequeña nube, cuando a veces dejaba una estela de mensajes para que la siguieran las miradas hasta los oscuros rincones del crepúsculo, donde ella se dormía reposando en el invisible Aire.

Pero no podía él, hacerle sentir a ella, algo más que su mera existencia y a medida que el tiempo estelar transcurría sobre ellos, el deseo de tocarla, vivirla, aumentaba la carga eléctrica del espacio , descargándose a veces, como secos latigazos de luz.

Y pasaban las estrellas, en su lento camino de futuro, mirando asombrados como el deseo del Aire, su amor insatisfecho, se iba transformando en fuerza contenida, en explosión latente de invisibles brazos energéticos.

Se hacía denso y enrarecido, con la presión que crecía en su interior.



Hasta que una noche, mientras la nube dormía, voluptuosa sobre el mar, despertó sobresaltada al sentirse tocada, una suave caricia que la envolvía, que la recorría, primero suavemente y que luego fue creciendo y creciendo, hasta despeinarla por completo, en madejas danzantes de gris y luz.



Había nacido el Viento

Primero una brisa marina, que tocó, abrazó a su amada nube y luego un loco viento que fue conociendo, reconociendo todo su mundo, de miles de asombrados y humédos ojos cristalínos, en una salvaje carrera de pásión...

... y entonces fue el aliento,...los brazos,... las elásticas piernas, ...los sensuales labios del naciente Espíritu del Aire, que en un entrevero de horizonte a horizonte dieron a luz,...

... una tormenta, amor del Aire.



Di end


1 Comments:

Blogger Geninne said...

Te está quedando de calidá este blog :o) Mish! ya somos unos blogistas, quién lo hubiera dicho, verdá?
Mapachito, te mando un mega abrazotecatl y vive l'amour!!! jajaja...qué rico que ya encontrastesssss a tu "better half", salúdala mucho de mi parte y posteanos una fotito suya pa conocer a la ViP po.

7:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home